El robo de la leche de los bebés

La industria de los lácteos es intrínsecamente cruel. Las vacas, al igual que todos los mamíferos, deben estar embarazadas o lactando para producir leche. Por lo tanto, la industria de los lácteos mantiene a estos animales en un ciclo constante de embarazo y lactancia. A menudo se utilizan la cría selectiva y las hormonas artificiales para obligar a las vacas a producir hasta 10 veces más leche de la que producirían naturalmente.

Después de sólo unos pocos años, el cuerpo de una vaca lechera está tan devastado por los embarazos repetidos y la producción anormalmente alta de leche, que es considerada “gastada” y es vendida para sacrificarla. La mayoría de las vacas lecheras terminan siendo asesinadas para convertirse en carne de hamburguesa.

Debido a que las vacas se mantienen en un ciclo constante de embarazo, una gran cantidad de terneros bebés nacen en la industria de los lácteos. Estos animales son arrancados de sus madres casi inmediatamente después de su nacimiento y, por lo general, son alimentados con un sustituto de leche artificial de manera que toda la leche de sus madres se puede vender con fines de lucro.

Las terneras son sacrificadas para obtener su carne o son criadas y utilizadas como sustitutos de las vacas “gastadas” del rebaño lechero. Dado que los machos nunca producirán leche, por lo general son vendidos para obtener su carne. Estos terneros están hacinados en diminutas cajas de madera, a menudo encadenados por el cuello, sin poder ni siquiera darse la vuelta o echarse cómodamente durante meses, hasta que son asesinados.

De mal en peor

Además de las crueldades inherentes a la producción de lácteos, las investigaciones encubiertas de Mercy For Animals en granjas industriales de lácteos en todo el país han dejado al descubierto actos sádicos, generalizados, de abuso animal. Muchas de estas investigaciones, llevadas a cabo al azar, han dado lugar a acusaciones y condenas penales a trabajadores, administradores o propietarios que fueron captados en video golpeando, pateando y arrastrando con saña a los animales.


Double V DairyIdaho, 2016

Por vez primera desde que un juez federal revocó la controvertida ley mordaza por ser inconstitucional, Mercy For Animals da a conocer la grabación encubierta que expone delitos de crueldad animal en una granja industrial de lácteos en Idaho, esta vez en un proveedor de leche para el queso en tiras de la marca Galbani. Este video muestra innumerables abusos atroces:

  • Los trabajadores golpean vilmente a los animales con palos.
  • Los animales reciben dolorosos choques eléctricos.
  • Los trabajadores azotan las puertas de metal contra las vacas.
  • Las vacas enfermas y heridas sufren sin recibir el cuidado adecuado.
  • Los trabajadores tuercen la cola de las vacas para causarles dolor.

Mira las imágenes encubiertas aquí:


Andrus DairyWisconsin, 2014

En este proveedor de productos lácteos de Great Lakes Cheese, —uno de los mayores productores de queso en el país—, un investigador de Mercy For Animals documentó:

  • Trabajadores pateando con saña y dando puñetazos a las vacas en la cara y el cuerpo, golpeándolas con rastrillos y apuñaleándolas con objetos punzantes.
  • Una vaca “derribada” siendo pateada y golpeada, rociada bruscamente con agua en la cara y las fosas nasales, y arrastrada por una cuerda alrededor de su cuello.
  • Trabajadores usando tijeras de podar para cortar la sensible piel, los nervios y el coxis de vacas sin ningún tipo de analgésicos.
  • Vacas enfermas o lastimadas que padecen de heridas abiertas, infecciones y lesiones graves, abandonadas a sufrir sin atención veterinaria adecuada.

Mira aquí las imágenes captadas con una cámara oculta:


Winchester DairyNew Mexico, 2014

En el momento de esta investigación, Winchester Dairy era un proveedor de productos lácteos de Leprino Foods, el mayor productor de queso mozzarella del mundo. Leprino Foods es uno de los principales proveedores de queso de los restaurantes de Pizza Hut, Domino's y Papa John's en todo el país. Las imágenes obtenidas con una cámara oculta muestran:

  • Trabajadores pateando, dando puñetazos y apuñaleando con saña a las vacas con destornilladores, causando heridas sangrantes y lesiones.
  • Vacas siendo violentamente azotadas en la cara y el cuerpo con cadenas y cables metálicos.
  • Trabajadores sacudiendo con saña las vacas enfermas y heridas, y arrastrándolas con tractores.
  • Vacas enfermas o lastimadas, padeciendo de heridas abiertas, infecciones y lesiones graves, abandonadas a sufrir sin atención veterinaria adecuada.

Mira aquí las imágenes captadas con una cámara oculta:

A raíz de esta investigación, Winchester Dairy fue cerrada y Leprino Foods dejó de tenerla como proveedor. Actualmente las autoridades están llevando a cabo una investigación con base en las imágenes de video que muestran claras violaciones a las leyes estatales contra la crueldad.


Wiese Brothers FarmsWisconsin, 2013

Un investigador encubierto de Mercy For Animals reveló el sádico abuso animal mientras trabajaba en Wiese Brothers Farms, un ex proveedor de productos lácteos de Nestlé. El vídeo obtenido con una cámara oculta muestra:

  • Trabajadores pateando con saña, golpeando y azotando violentamente a las vacas en la cara y el cuerpo.
  • Vacas enfermas o lastimadas, padeciendo de heridas abiertas, infecciones y lesiones graves, abandonadas a sufrir sin atención veterinaria adecuada.
  • Trabajadores arrastrando las vacas de sus piernas y cuellos frágiles por medio de cadenas atadas a un tractor.
  • Condiciones asquerosas, incluyendo pisos cubiertos de estiércol, que hacían que las vacas se resbalaran con frecuencia, se cayeran y se lastimaran.
  • Terneros bebé siendo arrastrados lejos de sus madres, inmediatamente después del nacimiento, a quienes se les está cortando la cola sin analgésicos.

Mira aquí las imágenes captadas con una cámara oculta:

Después de que esta investigación se dio a conocer, cuatro trabajadores fueron acusados ​​y declarados culpables de crueldad criminal contra los animales y Nestlé dejó de tener esta instalación como proveedor. Además, como resultado de esta investigación, Nestlé anunció la que puede ser la política de bienestar animal más completa y de mayor alcance de su tipo.


Bettencourt DairiesIdaho, 2012

Bettencourt Dairies es la mayor granja industrial de lácteos en Idaho, uno de los estados líderes en la producción de lácteos. En esta enorme instalación, un investigador de Mercy For Animals documentó:

  • Trabajadores y administradores golpeando con saña, pateando, dando puñetazos y sacudiendo a las vacas, y torciendo con violencia sus colas para causarles dolor deliberadamente.
  • Trabajadores y administradores arrastrando del cuello a una vaca derribada utilizando una cadena unida a un tractor.
  • Condiciones inseguras e insalubres extremas, incluidos pisos cubiertos de estiércol que hacían que las vacas se resbalaran, cayeran y lastimaran con frecuencia.
  • Vacas enfermas o lastimadas, padeciendo de heridas abiertas, huesos rotos y ubres infectadas, abandonadas a sufrir sin atención veterinaria adecuada.

Mira aquí las imágenes captadas con una cámara oculta:

Tras la publicación de esta investigación, Kraft Foods —la mayor compañía de alimentos en los Estados Unidos— anunció una nueva política que exige a todos sus proveedores de lácteos que eliminen gradualmente la cruel práctica de cortar la cola del ganado, entre otras importantes políticas de bienestar animal. Además, varios trabajadores fueron declarados culpables de crueldad animal criminal.


E6 Cattle CompanyTexas, 2011

Un investigador MFA documentó el horripilante abuso animal en E6 Cattle Company, un rancho enorme de terneras, en Texas, con capacidad para albergar hasta 10,000 terneros bebé para la industria de los lácteos. Las imágenes de video muestran:

  • Trabajadores apaleando a los terneros en la cabeza, con martillos y picos, a menudo cinco o seis veces, e incluso más, hasta dejar inconscientes a los animales.
  • Terneros golpeados, aún vivos y conscientes, lanzados sobre montones de cadáveres.
  • Trabajadores pateando en la cabeza a terneros derribados y parándose en sus cuellos y costillas.
  • Terneros confinados en jaulas asquerosas, con el piso cubierto por una capa espesa de estiércol y orina, y apenas lo suficientemente grandes para que los terneros se den la vuelta o extiendan totalmente las piernas.
  • Lesiones y padecimientos espantosos, incluyendo llagas abiertas, articulaciones inflamadas y pezuñas cortadas.
  • Terneros enfermos, heridos y moribundos sin atención médica.
  • Terneros a quienes se les queman los incipientes cuernos sin analgésicos.

Mira aquí las imágenes captadas con una cámara oculta:

Esta investigación provocó indignación nacional, hizo que el precio de los terneros vivos bajara y motivó a un sinnúmero de consumidores a considerar por primera vez la situación de los terneros nacidos en la industria de los lácteos. La investigación también hizo que se levantaran cargos en contra del propietario, su capataz y varios empleados por la comisión de delitos graves y menores de abuso animal.


Conklin DairyOhio, 2010

Conklin Dairy fue el escenario de algunas de las imágenes más horripilantes de abuso animal jamás documentadas por un investigador de Mercy For Animals. El video obtenido con una cámara oculta muestra a los trabajadores:

  • Dando violentos puñetazos en la cara de los terneros jóvenes, golpeando su cuerpo contra el suelo y lanzándolos de las orejas.
  • Usando horcas habitualmente para apuñalear a las vacas en la cara, las piernas y el estómago.
  • Pateando a las vacas “derribadas” (aquellas demasiado lesionadas para estar pie) en la cara y el cuello. El propietario de la granja participó en este abuso y lo promovió.
  • Usando barras de hierro para golpear con saña la cara de las vacas amarradas; algunos ataques consistieron en más de 40 golpes en la cabeza.
  • Torciendo las colas de las vacas hasta que los huesos chasquean.
  • Dando puñetazos en las ubres de las vacas.
  • Presumiendo de haber apuñaleado, arrastrado, disparado, roto los huesos y golpeado vacas y terneros hasta la muerte.

Mira aquí las imágenes captadas con una cámara oculta:

El trabajador involucrado en el abuso más sádico fue arrestado y declarado culpable de seis cargos de crueldad a los animales. Además, esta investigación ha sido reconocida como la que motivó al Departamento Agropecuario de Ohio a implementar el conjunto más amplio de reformas de bienestar animal promulgadas al mismo tiempo por un solo estado, incluyendo la prohibición de las jaulas para terneros y jaulas de gestación, una moratoria para las nuevas instalaciones con jaulas en batería para la producción de huevos y otras medidas importantes.


Willet DairyNew York, 2009

Una investigación de Mercy For Animals corrió las cortinas en Willet Dairy, la mayor granja industrial de productos lácteos en el estado de Nueva York y antiguo proveedor de Leprino Foods. Leprino Foods es el mayor productor de queso de pizza en el mundo. La evidencia reunida durante la investigación revela:

  • Vacas con heridas abiertas y sangrantes, prolapso de útero, infecciones llenas de pus y articulaciones inflamadas, aparentemente abandonadas a sufrir sin atención veterinaria.
  • Vacas “derribadas” —aquellas demasiado enfermas o heridas incluso para estar de pie— abandonadas a sufrir por semanas antes de morir o ser asesinadas.
  • Trabajadores golpeando, pateando, dando puñetazos y choques eléctricos a vacas y terneros.
  • Terneros a quienes se les están quemando los cuernos sin analgésicos al tiempo que un trabajador les hurga los ojos para contenerlos.
  • Terneros a quienes les están cortando la cola, una práctica dolorosa a la cual se opone la Asociación de Medicina Veterinaria de los Estados Unidos.
  • Terneros recién nacidos arrastrados de las piernas por la fuerza, lejos de sus madres, causando angustia emocional tanto a la madre como al ternero.
  • Vacas que viven hacinadas en galpones cuyos pisos de concreto están cubiertos de estiércol.
  • Trabajadores inyectando las vacas la polémica hormona de crecimiento bovino utilizada para aumentar la producción de leche.

Mira aquí las imágenes captadas con una cámara oculta:

La investigación condujo a la detención y condena de un antiguo trabajador y administrador así como a la terminación de la relación entre esta granja proveedora y Leprino Foods. Tras la investigación, Willet Dairy anunció que pondría fin a la práctica cruel e innecesaria de cortar la cola del ganado.


El lado oscuro de la industria de los lácteos

Tratadas como simples máquinas productoras de leche, las vacas soportan vidas de miseria y privación casi constantes, explotadas y asesinadas por la leche y el queso.

Con el fin de mantener la producción de un suministro constante de leche, las vacas se fecundan en repetidas ocasiones. Varias veces al día, las vacas lecheras son enganchadas por sus ubres a las máquinas eléctricas de ordeñar, que pueden causarles choques eléctricos, lesiones dolorosas y mastitis (infección de la ubre). Algunas pasan toda su vida de pie sobre pisos de concreto; otras están hacinadas en áreas llenas de barro.

Las vacas tienen una esperanza de vida natural de casi 25 años, pero el estrés causado por las condiciones de la granja industrial les causan enfermedades, cojera y problemas reproductivos que hacen que las vacas pierdan su valor para la industria de productos lácteos cuando tienen cuatro o cinco años de edad.

Las vacas, animales muy inteligentes y sociales, sufren abusos inimaginables desde el momento en que nacen y son arrancadas de sus madres, hasta que están tan agotadas físicamente por los embarazos repetidos y la producción constante de leche que son vendidas para ser sacrificadas.

A pesar de que la crueldad y la violencia inconcebible son prácticas habituales en la industria de los lácteos, los consumidores solidarios pueden ayudar a terminar con el sufrimiento innecesario de las vacas eligiendo alternativas vegetarianas a la leche, el queso y los helados. Por favor, visita ChooseVeg.com para aprender más.